La biodiversidad, la variación de la vida en la Tierra, es esencial para la salud de los ecosistemas y sirve como el propio sistema de control y equilibrio de la naturaleza.

Mediante el uso de pesticidas y herbicidas tóxicos y la dependencia de los monocultivos, la agricultura convencional elimina la biodiversidad.

La importancia de la biodiversidad

Estos métodos no solo matan especies nativas y dañan los ecosistemas locales; hacen que las granjas convencionales sean extremadamente vulnerables a nuevas plagas y enfermedades que pueden surgir como consecuencia de el calentamiento global. Todo lo que se necesita es una fuerte amenaza para acabar con una siembra completa de un solo cultivo si no hay otras especies o sistemas presentes para frenar el daño.

Agricultura ecológica regenerativa, por el contrario, anima biodiversidad. Una rica mezcla de microorganismos, plantas y animales en la granja crea suelo saludable, cultivos fuertes y sistemas naturales resilientes que no requieren intervención química para manejar plagas y enfermedades.

Métodos agrícolas orgánicos

Agricultores orgánicos rotar muchos cultivos a través del mismo campo, proporcionando una variedad de estructuras de raíces y materia orgánica para estructurar y alimentar el suelo.

Recorte de cobertura funciona de la misma manera, agregando variedad a la rotación de cultivos y nutrientes al suelo.

Los agricultores orgánicos fomentan la presencia de depredadores naturales como aves y murciélagos que consumen plagas, sustentando ecosistemas naturales.

Prácticas como compostaje Fomentar la diversidad de microorganismos en el suelo.

Labranza reducida y labranza cero orgánica Fomentar la vida en el suelo.

Integración ganado en la producción de cultivos agrega aún más variedad por encima y por debajo del suelo.

Murciélagos: el amigo de un agricultor orgánico

Aprenda cómo se pueden utilizar los murciélagos para el manejo de plagas en la granja.

Ver ahora