Este artículo apareció originalmente en Cisterna alimentaria, Agosto 2019.

Es hora de cultivar (¡y comer!) Como si el mundo dependiera de ello.

Podemos detener la crisis climática.

Al menos, podemos empezar a reducir el 23% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero que Panel Intergubernamental de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático atribuido recientemente a actividades agrícolas.

La respuesta es la agricultura orgánica regenerativa. Y el momento de implementarlo es ahora.

En un informe publicado la semana pasada, la ONU concluyó que los seres humanos no pueden evitar los efectos del cambio climático sin realizar cambios drásticos en la forma en que cultivamos alimentos y usamos la tierra.

La agricultura industrial convencional depende del uso de insumos químicos y fertilizantes sintéticos intensivos en combustibles fósiles, además de maquinaria pesada y labranza, para cultivar alimentos. La agricultura industrial también depende de las granjas industriales para los animales. Estos métodos liberan grandes cantidades de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera.

En contraste, la ciencia demuestra que los sistemas orgánicos regenerativos, que priorizan la salud del suelo y las buenas prácticas agrícolas como cultivos de cobertura, rotaciones de cultivos y pastoreo de animales, usan un 45% menos de energía y liberan un 40% menos de emisiones de carbono que la agricultura convencional, con sin diferencia estadística en los rendimientos.

Agricultura orgánica regenerativa trabaja con sistemas naturales para producir alimentos nutritivos y abundantes, en lugar de depender de insumos sintéticos como pesticidas y fertilizantes artificiales. Regenerative va más allá de lo sostenible para mejorar los recursos, no solo mantenerlos.

At Rodale Institute, una institución de investigación sin fines de lucro reconocida como líder mundial en agricultura orgánica regenerativa, nuestro Prueba de sistemas agrícolas ha estado funcionando durante casi 40 años y es la comparación más larga de sistemas de cultivo de granos orgánicos y convencionales en América del Norte.

Desde 1981 hemos recopilado datos sobre la salud del suelo, el rendimiento de los cultivos, la eficiencia energética y más a través de nuestro ensayos de investigación, que nos han llevado a descubrir las implicaciones de cambiar a un sistema orgánico.

Rodale Institute y otros han concluido que si convertimos todas las tierras de cultivo y pastos globales en sistemas orgánicos regenerativos, podríamos secuestrar más del 100% del CO anual actual2 emisión,. Como dice el informe de la ONU, no tenemos tiempo para esperar.

La agricultura orgánica regenerativa utiliza estrategias como labranza cero orgánica, que utiliza cultivos de cobertura para devolver nutrientes al suelo mientras absorbe dióxido de carbono, reduciendo las emisiones de GEI. Debido a que el suelo no se altera en los sistemas orgánicos de labranza cero, el dióxido de carbono absorbido por el cultivo de cobertura es secuestrado en el suelo en lugar de liberarse a la atmósfera.

La orgánica regenerativa prioriza la salud del suelo, pero también considera el bienestar animal y la justicia social en sus estándares. Orgánico regenerativo manejo de ganado hace hincapié en el pastoreo rotativo, el pastoreo en pasto y la ausencia de antibióticos u hormonas, lo que reduce la pesada carga que pesa el ganado sobre el clima.

Pero no solo necesitamos la agricultura orgánica regenerativa para mitigar los efectos del cambio climático. También lo necesitamos para alimentar a un mundo que ya ha sido moldeado por un clima cambiante.

A medida que los fenómenos meteorológicos extremos se vuelven más frecuentes, los sistemas agrícolas deben volverse más resistentes. Nuestra investigación ha descubierto que los cultivos orgánicos tienen el potencial de producir rendimientos hasta un 40% más altos en épocas de clima inclemente, como inundaciones o sequías, que los sistemas convencionales.

Esto significa que es posible alimentar al mundo mientras se reducen las emisiones de carbono. La agricultura orgánica regenerativa prioriza la salud del suelo, creando suelos vivos repletos de bacterias, hongos y un microbioma próspero que de otra manera se degrada mediante el uso de pesticidas y herbicidas, y otras prácticas agrícolas industriales como el monocultivo. El suelo sano también es más estable, se adhiere como pegamento y previene la erosión y la escorrentía que vienen con el clima extremo del cambio climático y diezman los cultivos.

Cada región está sintiendo el cambio climático de manera diferente, por eso Rodale Institute Esta empezando Centros de recursos regionales en tres centros agrícolas de los Estados Unidos: Iowa, Georgiay California.. Llevaremos a cabo investigaciones sobre agricultura resiliente en estas distintas regiones, llevando nuestra experiencia de renombre mundial a nuevas audiencias mientras enfrentamos una creciente crisis climática.

Sin embargo, los agricultores no deberían asumir solos la carga de cambiar nuestros sistemas alimentarios. Los consumidores también tienen la responsabilidad de proteger el planeta. Cada compra importa cuando se trata de la crisis climática.

Regenerative Organic Certified ™ (República de China), lanzado por Rodale Institute con marcas como Patagonia y Dr. Bronner's, ayuda a los consumidores a tomar decisiones informadas sobre los alimentos y los productos que compran. Próximamente en los estantes de las tiendas, la República de China se asegurará de que los productos que llevan su etiqueta se hayan creado con énfasis en la salud del suelo, el bienestar animal y la justicia social.

Votar con su dinero es la única forma en que podemos cambiar nuestro sistema alimentario y salvar nuestro planeta.

No tenemos tiempo que perder. Nuestro planeta está cambiando, pero creemos que podemos marcar la diferencia:porque el futuro es orgánico.

Para obtener más actualizaciones sobre nuestra investigación y programación, síganos en Facebook, Instagramy Twitter.